Abrazos que Sanan.

Entrevista con la Lic. Fernanda Mercadé, del Centro Terapéutico Integral Santa Fe, en donde hablamos sobre la Terapia de Contención.

Quienes han tenido la fortuna de ser padres, saben que el amor  por sus hijos es tan grande que no se puede explicar en unas cuantas palabras. Pero en ocasiones, a pesar de ese inmenso amor que les prodigamos, surgen conflictos que nos impiden una adecuada vinculación con ellos y esto a su vez hace que surjan tropiezos en el desarrollo emocional del niño. Estos conflictos se pueden dar por inexperiencia o por ausencias prolongadas de los padres y poco a poco van creando un distanciamiento afectivo en la relación padre-hijo o madre-hijo.

¿Qué es la terapia de contención?

Es un tipo de terapia que, bajo la dirección de un terapeuta experimentado, pueden aplicar los padres con sus hijos para sanar relaciones en conflicto. Es una nueva aproximación terapéutica para el manejo de trastornos tales como el autismo, problemas de límites, agresión, ansiedad, enuresis, encopresis, niños tiranos, problemas con niños adoptados, miedos, etc.

¿Quién la desarrolló?

Jirina Prekop es la creadora de la Terapia de Contención, psicóloga nacida en 1929, en Checoslovaquia, emigró a Alemania y se dio cuenta que el abrazo lo necesita el bebé desde que nace, ya que le ayuda a vincularse con su madre para proveerse de la seguridad y confianza que necesitará para su vida futura.

En ocasiones dicho abrazo no se lleva a cabo, por haber sufrido tanto la madre como el hijo de una separación por: un nacimiento por cesárea, enfermedad del bebé o la madre, trabajo de esta, viajes etc., generando entre ambos un trastorno de vinculación. Actualmente vive en Alemania, ha escrito 12 libros sobre el tema traducidos a más de 13 idiomas. Entre ellos El Primogénito, El Pequeño Tirano, Si Supieran cuanto los Amo.
Es una estrategia terapéutica que sana de manera rápida y eficaz el “Trastorno de Vinculación” que surge entre la madre y el bebé que sufrieron de un parto traumático, o una separación después del nacimiento o en las semanas o meses posteriores.
Dicho trastorno genera una vinculación deficiente en la que tanto la madre como el hijo sufren, ya que el amor entre ambos no puede fluir.
El bebé puede presentar síntomas como: llanto excesivo o trastornos de sueño o alimentación. Posteriormente será un niño con miedo al abandono, y una profunda inseguridad.
En la Terapia de Contención se busca primordialmente fortalecer el vínculo padres hijos.
Este vínculo es el que provee de seguridad y confianza al ser humano para toda su vida y lo capacita para tener vínculos satisfactorios en sus relaciones interpersonales, sobretodo en la relación de pareja.
La Terapia de Contención es aplicada por los padres a través de un abrazo profundo con el que ayudan a sus hijos a expresar todos los sentimientos dolorosos que están generando cualquier tipo de síntomas (miedos de todo tipo, autismo, inseguridad, agresividad, celos entre hermanos, hiperactividad, enuresis, encopresis, trastornos psicosomáticos etc.)
Los síntomas del niño desaparecen prácticamente después de la primera sesión.
Dicha terapia rompe las conductas ambivalentes de amor y rabia entre padres e hijos proporcionando a los padres una gran seguridad en la relación y educación de sus hijos.
Los padres se capacitan para sanar las heridas emocionales de sus hijos y de esta forma no existe dependencia de un terapeuta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *