Las tres transformaciones del Ser. Friedrich Nietzsche

Entrevista con María Guadalupe Buttera vamos a hablar de “Las tres transformaciones del Ser”.
Friedrich Nietzsche en su obra “Así habló Zaratustra” ha dedicado un capítulo al recorrido del hombre en su proceso evolutivo; el capítulo De las tres transformaciones.
Como recurso literario, Nietzsche emplea el personaje de Zaratustra, que se presenta como un profeta superior en sabiduría y conocimiento al resto de los humanos.
Zaratustra es un ermitaño que vive recluido en la montaña, donde a lo largo de su retiro reflexiona sobre la vida y la naturaleza del hombre. Cuando siente que es el momento adecuado, decide regresar al mundo para comunicar su sabiduría:
Zaratustra es un mesías que lleva al hombre la noticia de su salvación; y al igual que Juan el Bautista anunció la llegada de Jesús, Zaratustra proclama el advenimiento del ‘superhombre’ ..

Veamos de qué nos habla Nietzsche respecto De las tres transformaciones:
Cada etapa tiene que ver con aquello que, en lo profundo del ser, nos moviliza a actuar en la vida cotidiana. Es decir, cada momento de De las tres transformaciones, tiene una lógica diferente desde dónde uno actúa en su vida cotidiana (que es inconsciente). De manera metafórica, Friedrich Nietzsche va señalando estas etapas con tres figuras: la del camello, la del león y la del niño.

La primer figura es la del camello, y se refiere a la etapa donde uno se encuentra atrapado en la carga del “debo ser, tengo que….”; es decir, cuando vivimos en referencia externa, por valores de otros, no por elecciones propias. Se trata de una actitud sumisa ante la vida, donde uno hace lo que otros nos han impuesto como valores y normas. En esta etapa se vive a partir de mandatos externos, heredados. Nietzsche caracteriza al camello como aquél que se arrodilla para recibir las cargas. El camello es el espíritu de carga, de sumisión a los valores impuestos por otros.

Una vez que nos hartamos de ser lo que otros esperan; por la vía de la propia experiencia en nuestra vida cotidiana, es posible pasar a una nueva lógica desde donde vamos a vivir de manera muy diferente. Es una transformación a partir de una cambio de perspectiva a la hora de ver la vida, verse uno mismo, ver la otro. Esta es la segunda etapa que Nietzsche llama del león. En esta etapa aparece el “yo quiero”.

El léon huye de las cargas impuestas por otros, refiriéndose a las cargas de los valores que otros imponen y que ni siquiera los que los imponen son capaces de cumplir.
En la soledad del desierto al que ha escapado, el espíritu puede llevar a cabo su transformación y enfrentarse al “deber ser” para pasar al “yo quiero”. El león busca la libertad y se atreve a desafiar; es el espíritu desafiante que intenta conseguir liberarse y vencer el “tu debes”. Es una etapa necesaria para poder salir de la lógica de vivir en referencia externa, es decir, a partir de los valores impuestos afuera, por otros. Experimentamos esta etapa hasta que vemos que no alcanzamos esa vida plena que buscamos, esa felicidad que anhelamos.
El león conquista libertad, pero sigue su búsqueda y asi es que se transforma en niño.

El niño es la tercer figura que representa el tercer momento de transformación del espíritu para Nietzsche.

Esta etapa representa “el juego de crear”; es decir, donde nos encontramos a nosotros mismos con la potencialidad de crear algo nuevo, es la inocencia del niño pero una inocencia consciente, despierta, de lo que es capaz de hacer. El niño conquista su mundo mediante su elección consciente de crear, nada queda ya del camello sumiso ni del león que intenta tener, poseer, controlar, acumular, característica estas de la conciencia egoica. El niño es la etapa del espíritu creativo, que transforma todos los valores.

Vamos a des-andar estas tres etapas para reconocernos desde donde actuamos y vivir así una vida mas “despiertos”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *