Superar una separación

Superar una separación

Entrevista con María Guadalupe Buttera vamos a hablar de “Parejas: Superar una separación”

Muchas veces ante estas situaciones evitamos conectar con el dolor que nos produce una separación de nuestra pareja, independientemente si hayamos o no tomado la iniciativa, buscamos culpables, nos victimizamos, y así escapamos del duelo.

Otras veces evitamos tomar la decisión permaneciendo en un “mal-vivir” porque nuestras creencias, mandatos familiares etc nos hacen creer que es in-aceptable que el amor se haya terminado, que ya no nos hace crecer y que lo mas sano para nuestro camino de evolución es salir de esa relación. Pero cómo salimos?Como atravesamos esta crisis para ir realmente a un lugar más amplio? El camino de la sanación es el dolor y la aceptación?

Ayuda a poder volver a formar una nueva pareja… a que el amor pueda continuar fluyendo a través de ti…

Es bueno agradecer a todas las parejas que se cruzaron en nuestra vida, aun cuando nos parezca que haya sido algo superficial.

Poder agradecerle internamente todo lo que nos dió, todo lo que aprendimos con él/ella.

Luego también es muy importante, poder reconocer y asumir nuestra propia parte de responsabilidad en la separación.

Recordemos que en la pareja, toda la responsabilidad de lo que pasó es compartida al 50 % por ambos.

¿Cómo hacerlo?
Busca un lugar donde puedas estar solo/a y tranquilo/a. Visualiza a la persona, y dile:

“Lo siento, para mi también fue muy dificil. Yo te amé mucho. Lo que te regalé te lo di con gusto. Tú también me has dado mucho y eso lo honro y lo guardo en mi corazón. Por lo que no funcionó entre nosotros yo asumo mi parte de responsabilidad y a ti te dejo la tuya. Y ahora te dejo en paz”

“En una separación, uno primero recuerda aquello que fue bello, sobre todo, el
principio. Se renuncia a la búsqueda de culpas, ni propias ni del compañero.
Después, uno se entrega al dolor y al duelo.
A continuación, por regla general,
lo necesario puede solucionarse de forma objetiva y pacífica.
Aún otro hecho cabe tener en cuenta:
en los hijos, uno sigue amando al
compañero, igual que en un principio”
Bert Hellinger

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *