Una flor no se abre antes que sea su tiempo de hacerlo

Una flor no se abre antes que sea su tiempo de hacerlo.

Kairos, el tiempo oportuno, el tiempo cualitativo.

 Una flor no se abre antes que sea su tiempo de hacerlo, lo mismo sucede con nosotros. Sintonizar con los ritmos de la naturaleza, con esa cualidad Kairos del tiempo trae la sanación.

«Como siempre, los solsticios y los equinoccios nos recuerdan que el tiempo no sólo es Cronos, el tiempo del reloj, de cantidades discretas, todas idénticas, sino es también Kairos, el tiempo oportuno, el tiempo cualitativo. Hay un tiempo para cada cosa, incluyendo la muerte. Esto además nos permite sintonizar los ritmos y patrones naturales y por ende conservar energía.»

 

Una flor no se abre antes que sea su tiempo de hacerlo

 

Este fue mi gran aprendizaje este año, sintonizar los ritmos y patrones naturales, comprender que al tiempo no sólo lo rige el reloj, Cronos, hay otros ritmos que tienen que ver con las cualidades de los procesos.

Hay tiempos de contracción y tiempos de expansión, hay tiempos para sanar y tiempos de dolor, tiempos de gestar y tiempos de parir, nada puede re-nacer sin antes haber muerto.

Hay tiempos para amar y tiempos para duelar, ambos necesarios para que la rueda siga girando, y volver a amar.

Resistirnos al flujo continiuum de la vida, rechazando los ciclos tal cual se presentan, frenan nuestro aprendizaje y expansión.

Mi cuerpo me marcó esos tiempos, los tiempos del cuerpo no son los tiempos de la mente, y nuestra falta de confianza en la Vida, producto de la desconexión, hace que ésta se detenga.

Sintonizar con los ritmos de la naturaleza, con esa cualidad Kairos del tiempo trae la sanación. Este fue mi aprendizaje del año, una flor no se abre antes que sea su tiempo de hacerlo, lo mismo sucede con nosotros, caer una y otra vez en el esfuerzo no hace que la rueda gire, empujar a la vida no hace que la vida fluya. Conectar con los ciclos naturales del universo con humildad, lucidez y aceptación ante lo que se me presenta nos traerá mucha luz.

Salirme de la loca idea de una vida con esfuerzo,

sintonizar con los ritmos de la vida,

actitud humilde y despierta de aceptación,

confianza en la vida,

todos grandes aprendizajes.

En este día celebramos el solsticio de verano por estas latitudes, hoy el rey Sol se detiene y se queda un rato más alumbrándonos y llenándonos con su energía, es día de celebración, otro ciclo se abre, son tiempos de luz.

Celebremos!

 

Mariela Solano

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.