Dinámicas ocultas en tu sistema familiar.

Somos parte de un sistema familiar, y esto parecería señores que no es gratis. Según el filosofo alemán Bert Hellinger una implicación sistémica es aquello en donde estamos involucrados dentro del sistema familiar pero no somos consciente de ello.

Los integrantes de una familia están unidos por estrechos lazos de amor y lealtad. Ese amor puede ser un amor consciente o puede ser un “amor ciego”; un amor que se entrega sin reconocer si lo que se da le sirve al otro o no.

Una Implicación Sistémica consiste en que un integrante del sistema se atribuye los sentimientos, actitudes y/o patrones de vida de otro integrante del sistema, generalmente alguien que estuvo antes que él. Para qué? Para ponerlo a la luz del sistema en el presente, para que sea reconocido, mirado, para que sea incluido.

Todos los miembros de un sistema familiar tiene derecho a pertenecer, si alguno es excluido por cualquier razón alguno de sus posgénitos se involucra con él para que sea visto. 

Que me puede acarrear estar implicado con algún miembro de mi sistema? Enfermedades, destinos trágicos, depresiones, soledad, escasez,  adicciones etc etc

Comparto contigo este ejercicio sistémico que propone Brigitte Champetier de Ribes para liberar esas implicancias.

Si ya tuviste alguna experiencia en asistir a talleres de constelaciones o estás familiarizado con el concepto de campo morfogenético te va a resultar muy sencillo. Si no, lo que te recomiendo es que busques un lugar tranquilo, que te encuentres solo y ábrete a la información que pueda traerte tu campo familiar.

Primero te centras, intenta callar la mente, calma la respiración, conectas con tu cuerpo, y entrégate al ejercicio.

Imaginas dos lugares, el tuyo y el de un ancestro al que inconscientemente estés diciendo “yo por ti” (sin saber de quién ni de qué se trata).

Primero te pones en el antepasado unos minutos hasta sentir bien toda su carga.

Luego te pones en ti, visualizando o pensando que este ancestro está ante ti con toda esta carga. Inclinas la cabeza ante él. Luego con mucho amor le dices “Tú por ti y yo por mi”, lo repites varias veces hasta que notes que el ancestro va quedándose en paz, y tú tienes la fuerza de alejarte de él e ir hacia la vida.

El reconocer que somos parte de un sistema, nos permite ver que, por ejemplo, algunos problemas de pareja tienen que ver con lealtades a las mujeres de mi familia que no tuvieron a un hombre a su lado, …que mi depresión tiene que ver con que miro a alguien de mi sistema que no tuvo un destino fácil…que mis fracasos en el trabajo tienen que ver con el amor que le profeso a mi hermano deficiente o muerto…e inconscientemente digo: “si tu no vives, no triunfas, yo tampoco..”…que mi baja autoestima está enraizada en el rechazo a mis padres…etc.

Las constelaciones familiares ayudan a romper estas Implicaciones Sistémicas que no vemos porque forman parte de la conciencia familiar, pero sentimos sus efectos en nuestras vidas.

Espero te sea útil..

 

Deja un comentario