Sanar la herida

Sanar la herida, encontrar nuestro Don.

Para entregar nuestro Don al mundo, primero debemos tener una idea de cuál es? generalmente nos acercamos a descubrirlo en las crisis que se nos presentan. Para este viaje de autoconocimiento es necesario sanar la herida, allí encontraremos nuestro Don, y Qurón nos sirve de guía en este tramo.