No te distraigas, en estos tiempos de aislamiento tenes la oportunidad de sanar, de reiniciarte, podes elegir la opción de dar el salto cuántico que tu alma te está pidiendo.

Si entramos a la web vamos a encontrar muchas opciones para distraernos, cursos, meditaciones, seminarios, transmisiones en vivo que te prometen la solución a todos tus “problemas”, mil horas de Netflix, audio libros etc.

Toma solo lo que necesites para tu evolución.

Y cómo sabes que necesitas? Yendo a tu interior, en silencio, chequeando tu cuerpo, reconociendo tus necesidades, tus dolores, tus angustias, tus miedos, tu malestar. Detente unos minutos y observate, entra en contemplación de ti mismo, de tus emociones y de tu cuerpo, apaga la mente, solo percíbete.

Nos dieron tiempo para ponernos entre paréntesis.

El exterior nos regala un tiempo para estar con nosotros mismos pero si no sabemos que necesitamos vamos a tomar cualquier cosa para aturdirnos, por las dudas…como está disponible lo tomo!. Pero realmente lo necesito para mi alma? tengo resto de energía vital para ponerlo en todos esas invitaciones o solo estoy huyendo de mi mismo?

En la situación en que te encuentres atravesando el aislamiento por la pandemia es la que tenías que vivir. Que límites te puso a ti? con quién la estas atravesando? que te muestra todo eso?

Hemos perdido una libertad asociada al consumo, a movernos de sitio en sitio, “la rueda del hamster se paró y parece que el hamster no sabe que hacer con eso”. Nos congelamos y esperamos a que se ponga de nuevo en movimiento para hacer más de lo mismo, ó nos animamos a hacer los cambios que sean necesarios para que el alma cumpla su popósito.

Hay personas que llevan años quejándose del stress que le produce su “maldito trabajo”, su pareja o sus padres. Viven polarizados entre lo que necesitan, desean y lo que deben hacer. 

Noticia⇒ Cuanto mas polarizados estemos peor la vamos a pasar en estos tiempos de pandemia. 

No se trata de tirar al bote toda la vida que teníamos (ó si..), se trata mas bien de conectarnos con nuestra verdad y ejercer el derecho de seguir igual o cambiar.

La verdad solo surgirá en tu silencio, en tu contemplación. No hay respuesta correcta a nivel global para un cambio que primero debe ser individual. Es tu verdad, es tu aislamiento, es tu libertad, es lo que perdiste y lo que estas ganando.

Si tienes cuentas pendientes con tus padres, tu jefe o tu pareja, tal vez se han potenciado en este contexto. Si aparecieron emociones de miedo, angustia, o se activaron memorias traumáticas de hechos pasados propios o de tu sistema familiar y no sabes que hacer con eso, busca tu verdad, entra en tu propio proceso terapéutico, busca ayuda de otro para que te acompañe a recorrer ese camino y te amplíe la visión.

No es probable que la encuentres poniéndote un cristal en la cabeza, repitiendo una frase negando la realidad, o vivir meditando para huir de la realidad. Todo eso ayuda? Si, ayuda. Pero el proceso terapéutico te va a llevar a una transformación interior para sanar y que tu ser no dependa tanto de las condiciones externas si no mas bien de tus recursos internos. Conecta con ellos, estamos llenos de recursos porque el universo es sabio y nos dio todo lo que necesitamos para transitar esta existencia.

No te distraigas, busca tu verdad, nos han regalado un tiempo para nosotros. Si no lo haces, cuando todo esto termine tu vida seguirá siendo la misma y tú también.

 

Abrazos

Mariela Solano

 

Suscribite
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios