Entrevista a Maria Guadalupe Buttera sobre los procesos de transformación interior.  Se puede leer en internet muchas veces la famosa frase de Carl Gustav Jung:

“No es posible enfrentarse a la consciencia sin dolor. La gente es capaz de hacer cualquier cosa, por absurda que sea, para evitar enfrentarse a su propia alma. Nadie se ilumina imaginando figuras de luz sino haciendo consciente la oscuridad”.

Cuando tienes molestias, vas al médico o al psiquiatra, a un analista, a un trabajador social, o a un astrólogo. Te haces de una religión, filosofía, cantas un mantra, bebes té verde, te interesan los Pentecostales, espiras fuego y hablas en lenguas. Consigues centrarte, intentas las realizaciones, trabajas las visualizaciones, estudias psicología, te unes a un grupo Junguiano. Haces Rolfed, pruebas lo psicodélico, te hacen una lectura psíquica, corres, te ejercitas tipo jazz, vas a colonias, te interesas por la nutrición y el aerobic, te cuelgas boca abajo, llevas joyas psíquica. Visitas a una trans- medium. Vas a terapia sexual. Pruebas el sexo Tántrico. Eres bendecido por algún Baba. Te unes a un grupo de anónimos. Viajas a Lourdes. Te sumerges en aguas termales. Te unes a Arica. Usas sandalias terapéuticas. Te enclaustras. Consigues más prana y exhalas la negatividad negra rancia. Pruebas la acupuntura con agujas de oro. Le echas un vistazo a la vesícula biliar de las serpientes….

No entendemos el problema; por eso no podemos encontrar la respuesta.

Tal vez la solución no está “ahí fuera”, y por eso no la podemos encontrar.

Tal vez tenemos tantos sistemas de creencias que estamos ciegos a lo obvio.

Participar de una ceremonia o ritual, un curso, taller, etc etc etc no nos hace crecer por el solo hecho de estar allí; lo que nos hará crecer es elegir hacer un profundo trabajo sobre uno mismo, para re-conocer-nos, y asumir lo que haya que aprender para continuar nuestro camino de crecimiento y desarrollo personal. Y el mejor espejo para conocernos son nuestros vínculos más próximos, nuestra pareja y familia, podemos mirarnos, reconocernos, y elegir dar pasos que nos ayuden a avanzar hacia adelante, hacia vínculos más sanos y maduros. El servicio a la Vida empieza por casa.

Y para que la búsqueda de la “Iluminación”? Para que estar “Despiertos”? La transformación interna para poner nuestros

El siguiente contenido está disponible para usuarios con membresía. Si ya obtuviste tu membresía y quieres ver este contenido debes iniciar sesión con tu usuario y contraseña. Si aun no eres miembro solicita una membresía aquí.

Suscribite
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios