Entrevista con María Guadalupe Buttera, con ella hablamos de las relaciones difíciles con mamá. Qué pasa cuando ésta relación es “toxica” o el vínculo está roto?

Esta relación es fundante en la constitución del ser y produce marcas, surcos profundos sobre los que se va edificando una manera de ser, de sentir y estar en el mundo. Pudimos haber tenido una madre cálida y nutricia, pero también pudimos haber tenido una madre fría, desconectada, triste y asustada; pudimos haber tenido una madre sola, una madre-niña, una madre que no supo decodificar nuestra necesidad.

La necesidad por tener controlado cada aspecto de sus vidas, hace que acaben haciendo lo mismo en la vida de sus hijos. No son capaces de ver los límites. Para ellas, control es sinónimo de seguridad, de algo inmanente que no cambia, y lo que no cambia es bueno porque les hace sentir bien.

Lo complicado de esta dimensión es que suelen ejercer el control pensando que con ello, hacen el bien y que así demuestran amor por los demás. “Yo te hago la vida fácil controlando tus cosas para que seas feliz”, “Yo solo quiero lo mejor para ti, y por ello evito que puedas equivocarte”…

El control llevado a cabo desde la justificación del cariño, es el peor acto de la sobreprotección. Impedimos con ello que los niños sean autónomos, capaces y valientes. Y aún más,

El siguiente contenido está disponible para usuarios con membresía. Si ya obtuviste tu membresía y quieres ver este contenido debes iniciar sesión con tu usuario y contraseña. Si aun no eres miembro solicita una membresía aquí.

Suscribite
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios