Estoy convencida que todas las técnicas terapéuticas tienen la misma raíz, volver a unir lo separado,

y el origen del sufrimiento humano es esa ruptura.

El cuerpo se separó del alma,

la mente del corazón,

el hombre se separó del todo que fue su origen,

la muerte se contrapone a la vida, el síntoma a la salud y así.. .

todos esas disociaciones nos llevan al sufrimiento.

Porque ya no consideramos natural que a la vida le suceda indefectiblemente la muerte, Y sufrimos por ello. Porque no creemos posible que el síntoma nos acerque a la salud y a la buena vida y sufrimos.

Porque nuestra mente no escucha al cuerpo que nos trae el mensaje del alma y sufrimos porque hacemos lo que no queremos o sentimos.

Porque el otro no tiene nada que ver conmigo creamos guerras, muertes y más sufrimiento, porque estamos viviendo en la ilusión de la separación.

 

En la disociación de todas mis partes está el origen del sufrimiento. Cuanto  mas disociamos estemos, peor la vamos a pasar, ojoooo no quiero sonar apocalíptica!… Sólo quiero decir que ante una crisis (cualquiera que sea: emocional, de salud, económica, stress) tendremos menos recursos  internos para atravesar los desafíos que se nos plantean ante una crisis.

 

La recomendación sería: dejar de aferrarnos a los recursos externos y buscar conectar mas con los recursos internos, traduciendo: por mas que estés en una montaña sagrada vestido de blanco, si no escuchaste lo tu alma necesita estarás seguirás estando desconectado de vos mismo.

Los procesos terapéuticos abordados desde diferentes miradas son una buena combinación, pudiéndose plantear un objetivo común y trabajando en forma paralela el cuerpo (bioenergética, somática, fendelkrais etc) la mente (psicoterapia) y el alma (espiritualidad).

Mariela Solano

Suscribite
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios