Trauma individual y trauma sistémico. Energías retenidas que impiden nuestra expansión.

El trauma esta presente en múltiples sucesos de nuestra vida y frena el desarrollo y la expansión, por lo que vale la pena liberar esa energía vital que deja de ser utilizada para reprimir el evento y queda disponible para la vida.